Categorías
Etiquetas
dolor de cabeza

Dolor de cabeza, ¿cómo puede ayudarte la fisioterapia?

¿Sufres dolor de cabeza, dolor de cuello con cefalea tensional,cefalea tensional, migraña, dolor de cuello con migraña, jaqueca, migraña tensional, cefalea por hipertensión, cefaleas del trigémino, cefalea crónica, cefaleas en racimo, migraña abdominal…?
 
Si es así, es bastante probable que la fisioterapia pueda ayudarte.
 
Es curioso que en general, los pacientes acuden a nuestra consulta por dolor en cualquier parte del cuerpo excepto por el dolor de cabeza, a no ser que venga acompañado de dolor en el cuello o tengan también otros síntomas como mareos, vértigos o acúfenos (zumbido en los oídos).
 
No todas las cefaleas son de origen musculoesquelético pero todas las cefaleas pueden ser valoradas exhaustivamente desde la fisioterapia, se acompañen o no de dolor cervical.
 
La valoración en fisioterapia nos permite evaluar si hay un origen musculoesquelético que podamos tratar con fisioterapia, principalmente con ejercicios y con terapia manual.
 
Como profesionales sanitarios, los fisioterapeutas también indicaremos al paciente si hay sospecha de otras patologías que requieran derivación médica.
 
 

dolor de cabeza
La Organización Mundial de la Salud nos dice que las cefaleas:
 
– Son uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso. Está entre los síntomas más frecuentes de búsqueda de atención primaria, entre un 19-32%.
 
– Se calcula que casi la mitad de los adultos han sufrido por lo menos una cefalea en el último año.
Tiene más prevalencia en mujeres (92%-99%) que en hombres (73-89%). En porcentajes de las cefaleas primarias destacamos la: cefalea tensional 50%-75%, la migraña 16%, las cefaleas en racimo 0,2-0,3% y las cefalea por tumor 0,5%.
 
– Se caracterizan por un dolor de cabeza recurrente, se acompañan de problemas personales y sociales como el dolor, la discapacidad, el deterioro de la calidad de vida y las pérdidas económicas. La migraña ocupa el 6º lugar en causa líder en incapacidad, el 3% de la población tiene cefalea crónica (15 días o más al mes de cefalea) siendo éstos los más incapacitados. El 90% de las personas con migraña tienen alguna incapacidad relacionada con la cefalea y el 50% están muy incapacitados y requieren reposo en cama.
 
– En todo el mundo, solo una minoría de las personas que sufren cefaleas reciben un diagnóstico apropiado formulado por un profesional sanitario. Hasta el 50% de los diagnósticos en cefaleas son erróneos.
 
 

La International Headache Society, una de las sociedades científicas más reconocida en el estudio de las cefaleas, presenta uno de los sistemas de clasificación de las cefaleas más aceptados, pero generalmente sólo atiende a criterios neurológicos dejando más de lado criterios relacionados con factores musculo esqueléticos.
 
Podría decirse lo mismo, respecto a otras sociedades científicas de nuestro país que atienden en mayor medida a criterios neurológicos, no siempre teniendo en cuenta otros factores que en determinados casos pueden influir.
 
Por lo tanto podría decirse que en general,las cefaleas han sido subestimadas, se conocen mal y no siempre reciben el tratamiento adecuado.
 
En Fisiomez proponemos un sistema estructurado e individualizado basado en la síntesis del fisioterapeuta Pepe Guillart del Método Mckenzie y del doctor Dean Watson para valorar las cefaleas y si son de origen musculoesquelético, tratarlas en consecuencia.
 

Además la evidencia científica nos demuestra que un aspecto clave del tratamiento de fisioterapia es la pedagogía del dolor, es decir, entender la fisiología del sistema nervioso y del dolor, es fundamental para el tratamiento de estos desórdenes.
 
En España tenemos el ejemplo del neurólogo Arturo Goicoechea y su equipo que incluye fisioterapeutas.
Además otros de nuestros referentes, son los fisioterapeutas e investigadores como Lorimer Moseley, David Butler, Louis Gifford, Gwendolen Jull, Deborah Falla, Peter O’Sullivan, Greg Lehman,etc.

 
Proponermos una exploración a nivel:
 
– Físico:
o Articular: la movilidad de la columna y en especial de la columna cervical y de la articulación temporo-mandibular.
o Muscular: pérdidas de fuerza, tensiones, flexibilidad.
o Neurológico: si existen por ejemplo déficits sensoriales, motores u otros.
o Higiene postural y actividad física.
 
– Cognitivo:
o Cómo el paciente se enfrenta al dolor.
o Conocimientos adquiridos sobre su dolor de cabeza.
o Repercusión social y laboral.

 
Si padeces alguno de estos síntomas o tienes alguno de estos diagnósticos, te animamos a que vengas a visitarnos.No es necesario venir a la consulta con el dolor de cabeza, puede hacerse también un trabajo de prevención.